Apuntes de etnografía

~
0

Ermita de San Salvador en Ardanaz de Izagaondoa (Navarra), cuyo tejado se restauró hace unas décadas utilizando las tejas de Aizpe. Fernando Hualde.

Hay oficios, muchos, que desaparecen; los nuevos tiempos se los llevan por delante sin piedad alguna. Con ellos, poco a poco, desaparecen también los lugares en los que se ejercían. Y a veces desaparecen hasta los pueblos en donde estaban esos lugares, e incluso las personas que fueron testigo de aquellos oficios, lugares y pueblos.

Esto es exactamente lo que ha pasado con la tejería de Aizpe, en Urraúl Bajo. No viven ya quienes allí hicieron tejas, ni queda rastro de la tejería, ni tan siquiera quedan los restos del pueblo, ni desde hace unos pocos meses vive tampoco aquél que de niño y adolescente almacenó en su memoria los recuerdos de aquel lugar…, el último testigo de aquello. (más…)

0

Romería vasca. José Arrue.

Al reconocer que la tradición es un concepto en constante movimiento reconocemos también que no siempre se dirigirá hacia donde deseamos. Ahora bien, quienes formamos parte de esa tradición y la fomentamos debemos ser conscientes de la responsabilidad que ello conlleva. Lo que hagamos trascenderá, de un modo u otro, en la evolución y el futuro de dicha tradición.

Sin prisa, pero sin pausa, la danza tradicional tiende hacia la normalización, alejándose así de la diversidad. Ha tomado un camino que podría estimarse acertado, o todo lo contrario, dependiendo de cómo se mire. (más…)

0

Iride Agirre. Archivo Fotográfico Labayru Fundazioa.

De la covada —del francés couver ‘incubar, criar, mimar’— podríamos señalar en primer lugar que se trata, al menos por lo que respecta al territorio vasco, de una presunta costumbre curiosa, antigua y controvertida.

El Diccionario de la lengua española recoge esta voz como “costumbre que pervive en zonas de Asia y de América, y que existió en algunas partes del norte de España, consistente en la permanencia, tras el nacimiento de un hijo, del padre en la cama, recibiendo atenciones, mientras la madre vuelve a sus tareas habituales”. Y la Enciclopedia Británica, todavía en una reciente edición, la describe como una costumbre atribuida a vascos y brasileños. (más…)

0

Armando la hoya. Llanofresno-El Suceso (Carranza, Bizkaia), 2004. Marcial Canales.

Entre los aprovechamientos de la madera de los montes en el Valle de Carranza (Bizkaia), destacó en épocas pasadas su utilización para la fabricación de carbón vegetal.

La temporada de carboneo comenzaba, generalmente, en el mes de marzo, prolongándose hasta noviembre. Se aprovechaba el invierno para la corta y preparación de la madera (castaño, encina, haya o roble), sirviéndose al efecto de tronzadores, hachas, porras y cuñas.

Las primeras tareas se encaminaban a explanar, con azadas y palas, el torco —nombre que recibe la zona de forma circular donde se iba a levantar la hoya—. Cuando se ubicaba en ladera, se alzaban pequeños muros de piedra seca para contener la tierra extraída de la parte alta. (más…)